Reglamentos y el desafío del arbitraje en el dominó: Hacia un juego justo y equitativo

En el mundo del dominó, donde la estrategia y la destreza se entrelazan en cada partida, el papel del arbitraje adquiere una importancia crucial. A medida que el dominó evoluciona de un simple juego de mesa a un deporte competitivo, surge la necesidad de establecer un sistema de arbitraje sólido que garantice la integridad y la equidad de las competencias. Sin embargo, el camino hacia un arbitraje eficiente y unificado no está exento de desafíos.

Desde las mesas de cafés hasta los escenarios de torneos mundiales, el dominó ha encontrado su lugar en la cultura de diversos rincones del mundo. Pero a medida que los jugadores buscan llevar sus habilidades al siguiente nivel y competir como atletas a nivel profesional, se hace evidente la necesidad de una guía imparcial que asegure la correcta aplicación de las reglas, la resolución de disputas y, en última instancia, la promoción de un juego auténtico y justo.

Aceptando la validez del concepto de que la seriedad y respetabilidad de un evento de dominó es proporcional al cumplimiento del reglamento establecido se puede afirmar, que una competencia es buena si se cumplen las reglas.

En cada país, Federación, existe por lo general un reglamento, por el cual se debería competir, sin embargo, en la práctica, las competencias hacia el interior de los países distan mucho de lo reglamentado.

Este fenómeno viene dado porque los jugadores practican con reglas de sus asociaciones de base o de barrios, reglas que por múltiples causas han ido mutando en el tiempo alejándose de los ideales federados.

Tomando como referencia a Cuba, que posee un reglamento creado por la Federación Cubana, sus estatutos están conceptualmente muy cerca de los utilizados por la Federación Internacional de Domino (FID), sin embargo, la realidad de sus campeonatos dista mucho de ese reglamento, desde hace años se compite con un modelo comunicacional denominado tecla, rechazado internacionalmente por la inmensa mayoría de los defensores del dominó clásico.

La adaptabilidad propia de los grandes maestros del dominó ha permitido que los representantes de Cuba se adapten a cualquier reglamento, independientemente de donde participen, obteniendo así excelentes resultados, sin embargo, ellos abogan por la actualización de las reglas del dominó.

En países como Venezuela, uno de los referentes mundiales, en cada región se compite de una forma muy particular, así como también con reglamentos propios de los organizadores que distan mucho de los federados.

Se pueden realizar infinidad de competencias, pero si no se aplican reglamentos uniformes los problemas serán frecuentes porque el jugador debe hacer una adaptación de los mismos para cada evento que participe y eso puede generar un sin número de inconvenientes, tanto para el organizador como para el atleta.

Más de la mitad de las personas que practican dominó en ese país desconoce la existencia de una federación, desconoce por supuesto el reglamento federado, por lo tanto hay mucho trabajo por hacer en esa potencia del mundo que es Venezuela, igualmente pasa en otros países líderes.

La masividad en la violación de las reglas, combinado con la inefectividad del arbitraje han provocado que los organizadores de grandes eventos hayan decidido con cada vez más frecuencia no convocar a la modalidad por parejas y han migrado hacia la individual, con la real concepción de que es mucho más legal, más limpia y agregar, además, es mucho más rentable desde el punto de vista económico, aspecto muy importante desde varios puntos de vista.

Basado en lo anterior podemos hacernos las siguientes preguntas ¿Son los torneos Individuales o la disminución de los torneos por parejas la evidencia de que las reglas establecidas están siendo disfuncionales? ¿Agrada esta solución a los jugadores? ¿Qué hacer para recuperar los Torneos por parejas?

Para recuperar los torneos por parejas y tener un cumplimiento funcional y lógico de los reglamentos mundiales establecidos es necesario la creación de cuerpos arbitrales muy profesionales, que funcionen desde los niveles de base hasta la superestructura de las federaciones nacionales e internacionales.

Para lograr que el arbitraje en el dominó alcance el lugar que le corresponde y se convierta en una parte confiable y respetada de las competencias, es importante implementar medidas que garanticen la uniformidad y la imparcialidad en todas las competencias. Aquí mostramos algunas sugerencias:

  • Reglamentos Estandarizados: Establecer reglamentos claros y estandarizados para todas las competencias de dominó. Estos deben ser detallados y específicos, abordando todos los aspectos del juego, desde las reglas básicas hasta situaciones más complejas. Asegurándose de que los reglamentos sean de fácil acceso para todos los jugadores y árbitros.
  • Formación de Árbitros: Implementar programas de formación y capacitación para árbitros de dominó. Estos programas deben cubrir no solo las reglas del juego, sino también aspectos de ética, imparcialidad y resolución de conflictos. Los árbitros deben ser expertos en el juego y estar preparados para tomar decisiones justas y coherentes.
  • Certificación y Evaluación: Establecer un sistema de certificación y evaluación para árbitros. Los árbitros deben demostrar su conocimiento y habilidades a través de exámenes y evaluaciones periódicas. Esto garantiza que solo los árbitros calificados sean responsables de las competencias.
  • Código de Conducta: Implementar un código de conducta para árbitros que promueva la imparcialidad, el respeto y la ética en su trabajo. Los árbitros deben mantener la integridad y evitar cualquier forma de favoritismo o conflicto de intereses.
  • Supervisión y Recursos: Designar un cuerpo de supervisión para monitorear las competencias y asegurarse de que se sigan los reglamentos. Proporcionar recursos y canales de comunicación para que los jugadores y atletas puedan plantear preguntas, inquietudes o denuncias relacionadas con el arbitraje.
  • Apelaciones y Resolución de Conflictos: Establecer un proceso claro de apelaciones y resolución de conflictos. Si un jugador o equipo no está de acuerdo con una decisión arbitral, deben tener la opción de apelar y presentar su caso de manera objetiva.
  • Tecnología y Comunicación: Utilizar la tecnología para mejorar el arbitraje. Las repeticiones de video y otros recursos pueden ayudar a los árbitros a tomar decisiones más informadas.
  • Transparencia: Mantener la transparencia en las decisiones arbitrales debiendo explicar sus decisiones cuando sea necesario y estar dispuestos a discutir las reglas con los jugadores para evitar malentendidos.
  • Evolución Continua: Revisar y actualizar regularmente los reglamentos y los procedimientos de arbitraje para garantizar que estén alineados a las necesidades y tendencias actuales .
  • Promoción del Respeto al Árbitro: Fomentar una cultura en la que los jugadores respeten y valoren la labor de los árbitros. La educación y la sensibilización sobre la importancia del arbitraje contribuye a mejorar la relación entre jugadores y árbitros

Con las medidas propuestas, se puede contribuir a que el arbitraje en el dominó se convierta en una parte integral y confiable de las competencias, asegurando un juego justo y consistente en todos los niveles, cumpliéndose así los reglamentos y eliminando el juego sucio.

De modo general, en la aspiración del Dominó de estar lo más cerca posible del ideal olímpico, un camino a seguir debe ser estandarizar una forma contemporánea de competir al más alto nivel, que integre el desarrollo tecnológico, los reglamentos actuales y un arbitraje justo y equitativo con prestigio mundial, logrando a través de ellos educar y disciplinar a los atletas en los diferentes eventos profesionales del mundo.

Deja una respuesta